RSS

Archivos Mensuales: febrero 2014

Entrevista sobre un Chester. (Cuatro)

¡Ay Risto!, ¿porqué un Chesterfield?
Dicen los historiadores que el Chesterfield es un sillón símbolo del “buen gusto y el estilo clásico”, y que ahora vuelve a estar de moda en los ambientes mas vanguardistas. Sin embargo, no encuentro la razón para el protagonismo de este sillón en la entrevista, si no es intentar atrapar al entrevistado en la atmósfera de club inglés que puede llegar a transformarse en un diván de psiquiatra.
El tapizado del Chesterfield nos da información sobre el entrevistado: campo de rosas rojas en el caso de Rodriguez Zapatero, banderas de motos en el blasón de Jorge Lorenzo. Son como su escudo de armas, el símbolo de su linaje.
No vemos al Risto Mejide que todos conocemos y al que amamos más, aquel que dice lo que nadie se atreve: “Que no sirves para esto, que te dediques a otra cosa”. Lo odian nuestras madres porque todavía se acuerdan de “Reina por un día” y te dicen que el chico lo hace bien.
Nos aparece un Risto convencional y cuidadoso, con preguntas ya hechas mil veces,  y recibe respuestas monosilábicas, o eso parece, aderezadas con esa sonrisa que Zapatero siempre nos muestra ante nuestro estupor. Surge así el más puro “Bienvenido Mister Chance” y entonces entendemos lo de las rosas.
Cuenta la leyenda que el Conde de Chesterfield, agonizando en su lecho, ordenó a uno de sus criados que le diese asiento a un ilustre visitante, y su sirviente en una interpretación literal de la orden, despidió al invitado obligándole a portar en sus espaldas el duro sillón sobre el que había estado sentado esperando. Risto cumple en parte con esa leyenda y subasta el Chester con la firma del entrevistado entre los espectadores, que debería incluir, para mayor rigor de la historia, los portes a costa del invitado.
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 febrero, 2014 en Dia a dia

 

Etiquetas: , ,

Operación Palace. (La Sexta)

 Que vulnerable me sentí al final del documental de Jordi Évole en la sexta.
Siguiendo el genial experimento radiofónico de Orson Wells en la Guerra de los Mundos, Jordi Évole nos mostró una versión del 23F que quebraba la versión oficial e histórica.
Dos cosas quedaron claras: por un lado que la posibilidad de manipulación de los medios en la actualidad es tremenda y que con la complicidad de las personas adecuadas, pueden transformar la realidad tal y como nosotros la percibimos; y de otro lado, que cada vez es más importante en qué manos dejamos esos medios y que es trascendental quién los posee,  la finalidad de sus objetivos y sus relaciones con el poder.
Después de unos años en los que Jordi Évole nos ha acostumbrado a programas muy realista y que a través de  preguntas sencillas entorpecían la habilidad del entrevistado para escabullirse, nos sorprende con esta ficción histórica, con personajes solventes (incluido un colaborador de la embajada americana), elementos humorísticos como la intervención de Garci, e imágenes viejas con nuevas lecturas.Todo pruebas irrefutables que además jugaban con la ventaja de nuestra pérdida de memoria sobre un hecho que casi todos vivimos, y finalmente casi todos nos lo creímos.
Hasta que llegó el elemento de la caja blanca misteriosa que nos transportó a Cuarto Milenio que en la Cuarta también hablaba del 23F. Tengo que reconocer que mi padre (85 años), más protegido que yo al poder de esas fantasías mediáticas, en todo momento negó toda credibilidad al invento.

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 febrero, 2014 en Dia a dia

 

El Policia de las Ratas (Teatro Abadía)

 

Volvemos a la fábula como instrumento para despojarnos de nuestra modernidad, retrotraernos alrededor del fuego y desnudar la naturaleza humana: la mezquindad de la violencia del hombre contra el hombre.
Lectura magistral y narración visual con la voz, minimalismo escénico para evitar la distracción banal del  espectador. En contraste, una gran rata que nos sitúa en el centro de esa alegoría.
Sólo la palabra, elevada a la categoría de arte por sí misma, nos induce a esa regresión en la conciencia colectiva a instancia de un observador tenaz y capaz de incomodar el conformismo general.
No hay solución ni moraleja, sólo plasma con tristeza el horror de esa realidad y nos deja las preguntas, evocando la armonía de aquel tiempo en que el ser humano solo se enfrentaba al rigor de la naturaleza.
 
2 comentarios

Publicado por en 22 febrero, 2014 en Espectáculos

 

Etiquetas:

B&B (Tele 5)

Es verdad que B&B parece una serie bazar: “tiene de todo”, nos decía Jesus Vazquez en la presentación del debut. Tele5 lo tiró todo por la audiencia como si de los Oscar se tratase para competir con Antena 3 y Velvet.
Los actores están muy bien en su papel, sobre todo Belén Rueda que va teniendo oficio, convence y está estupenda eclipsando a toda la que se pone a su lado. Gonzalo de Castro se empeña en ser un galán cuando le va mejor ser un señor de Murcia.
Los secundarios magistrales, Carlos Iglesias en su papel de Benito de “Manos a la obra”, y excelente Neus Sanz, si lo que queremos es tener a nuestra cuñada en la pantalla. El becario es gracioso y relaja el tono serio de la trama. Y Fran Perea mantiene el tipo.
Un problema que tendrán que solucionar es que se confunden unas con otras: las hijas, las secretarias y demás población femenina estupenda, que más parece que estamos en un jardín de huríes y ha llegado nuestra hora.
Descubrimos, eso sí, en ese argumento  entre Periodistas y los Serrano, la realidad de nuestro país, viendo como se encuentra trabajo en España sin necesidad de ir al INEM o a las paginas de Internet, colocando al cuñado, los sobrinos y el pelotazo del nuevo Director de la revista como  novio de la hija del dueño. Lo demás prescindible y predecible.
Por ahora gana “el Principe”.
 
Deja un comentario

Publicado por en 19 febrero, 2014 en Series TV

 

Etiquetas: , ,

AGUJA E HILO (VELVET) Antena 3

¿Pero en qué país ocurre ésto?. Para ser una serie ambientada en los finales de los cincuenta han sabido eludir cualquier alusión a la realidad del momento, de hecho parece que es una serie de los 50 y la censura ha hecho su trabajo.
Un  mundo imaginario con destellos de grandeza, riqueza como sinónimo de glamour y de nuevo con la Aguja e Hilo como temática en el que se oponen dos visiones del mundo: el hijo que quiere fundar el Corte Inglés y el padre que recibe a “lo más” en sus desfiles como si fuese Balenciaga.
La única representación de la represión y el franquismo de esa época podría ser la gobernanta Doña Blanca (Aitana), pero se les ha quedado corta, con una recreación de aquella existencia donde la crueldad y la miseria, que estaba instalada en esos servidores incondicionales, aquí brilla por su ausencia y solo se asoma tímidamente en las anécdotas de algunos secundarios. Increíble el trato a las trabajadoras del taller que parecen doncellas preparándose para la puesta de largo.
El único acto de coherencia nos lo da el personaje de Tito Valverde cuando se tira por el balcón como diciendo ¿yo qué hago aquí? y a la altura también Sacristán, que dignifica el papel que le dan de Pepito Grillo y lo convierte en el Sr Stevens de “Lo que queda del día”. ¡Lástima que Aitana no alcance a ser la Señora Kenton!
Y cuando creemos que estamos ante la serie más corta de la historia y que la pesadilla se acaba porque los personajes se escapan, son felices y comen perdices, resulta que se desencadena un nuevo inicio, con accidente y recuperación milagrosa de un coma que ya quisiera el infortunado Schumacher. No queda claro ese amor adolescente porque el salto temporal y el enamoramiento explícito de Alberto elimina toda tensión sexual que es tan de agradecer en la pantalla. Es una faena que después de diez años (¿ qué estudió este chico en Londres?) no nos plantee una sombra de duda y se quiera convertir sólo en un marido.
Miguel Angel Silvestre vaguea y se esconde cuando dice sus frases, arrastra las palabras y las suelta prendidas en alfileres. Todos quieren ser Marlon Brando en un “Tranvía llamado deseo”.

 
2 comentarios

Publicado por en 18 febrero, 2014 en Series TV

 

Etiquetas: , ,

Cita

“Si tenéis lágrimas, preparaos a derramarlas. Todos conocéis este manto. Recuerdo la primera vez que César se lo puso. Era una tarde de verano, en su tienda, el día que venció a los nervios. ¡Mirad: por aquí penetró el puñal de Casio! ¡Ved que brecha abrió el envidioso Casca! ¡Por esta otra le apuñaló su muy amado Bruto! Y al retirar su maldito acero, observad como la sangre de César lo siguió, como si abriera de par en par para cerciorarse si Bruto, malignamente, la hubiera llamado. Porque Bruto, como sabéis, era el ángel de César. ¡Juzgad, oh dioses, con que ternura le amaba César! ¡Ese fue el golpe más cruel de todos, porque cuando el noble César vio que él lo apuñalaba, la ingratitud, más fuerte que las armas de los traidores, lo aniquiló completamente. Entonces estalló su poderoso corazón, y, cubriéndose el rostro con el manto, el gran César cayó a los pies de la estatua de Pompeyo, al pie de la cual se desangró… ¡Oh qué funesta caída, conciudadanos! En aquel momento, yo, y vosotros, y todos, caímos, mientras la sangrienta traición nos sumergía. Ahora lloráis, y me doy cuenta que empezáis a sentir piedad. Esas lágrimas son generosas. Almas compasivas: ¿por qué lloráis, si sólo habéis visto la desgarrada túnica de César”. (Julio Cesar: Shakesperare)

Este es el espíritu de este Blog.

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 febrero, 2014 en Citas

 

Etiquetas: , , ,

El principe 1(Tele 5)

¡Jo! Al final hemos conseguido que Coronado sea un actor. Sobre todo es bueno cuando calla porque se ha aprendido la pose. Y eso es mas de lo que esperábamos de él. Sigue sin pronunciar bien pero está maduro y guapo , algo rarísimo entre nuestros actores cincuentones que se instalan en la tripita y en el papel de español medio para abajo.
Cuando empezó la serie y como había visto algún trailer, pensé que El Principe era ese tío de los ojos verdes y buenazo que había salido también, muy brevemente, en el Tiempo entre Costuras. Pero ¡no!,  es un barrio en la Ceuta real. Esperemos que los capítulos que siguen nos hagan interesante la historia pero temo que se quedará en los aledaños. Pero ya, pido urgentemente una serie para este cubano que tan pronto nos vende una máquina de escribir como nos pega una puñalá trapera que es lo que nos gusta.
Hiba Abouk y Alex González montándose una historia de moros y cristianos y a mi me da pena el novio de la chica. No se, al igual que Paris seguro que luego es un traidor yihaidista. El guión no da puntada sin hilo.

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 febrero, 2014 en Series TV

 

Etiquetas: , ,

El Corazón del Océano

¡Qué bonito nombre! y qué buena idea para una serie de TV….no es una caravana no,  es una Carabela de mujeres en el siglo XVI…pero qué lástima que no les entendamos al hablar.¡¡¡ No vocalizan!!!!. Será que hablan en castellano antiguo y se les queda todo en la faltriquera.Por favor, id a clase de declamación ya.
Pero es que además nuestros actores, sin los recursos del lenguaje, tratan de solucionar, las deficiencias de un guión acelerado, con miradas  y,  como ocurre con Juan de Salazar y Doña Mencia, no logran hacernos desear sino que el capitán se líe con todo hijo de vecino y ella se quede a rezar el rosario. Mas convincentes los  escarceos de la dubitativa Clara Lago/ Ana Rojas y Alvaro Cervantes/ Alonso.
Grandes medios, buena fotografía y grandes paisajes que pierden la oportunidad de una gran obra por culpa de un guión que no cuida los diálogos. Echo de menos un buen lance dialéctico entre los personajes que, se ayude con el ademán de los cuerpos,  pero  se rinde a situarnos en esas pasiones con grandilocuencia,  a describirnos con histriónicos movimientos a un pícaro que discurre veloz como si hiciese novatadas al de primer curso y , sin calma, se da celeridad en saltar de escenas como liquidando el asunto, ¡a otra cosa mariposa!…¿¡y la importancia del tempo?!,….sin cuidar la palabra y sin alentar los silencios perdemos otra oportunidad …
Eso si, el malo da mucho miedo…..y la música nos recuerda a Juego de Tronos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 16 febrero, 2014 en Series TV

 

Etiquetas: , ,

Pedro Ruiz

Pedro Ruiz hace grande a Arévalo. Éste nos ofrece el humor obvio y campechano para el ciudadano medio y nunca decepciona porque nos da lo que buscamos.
Pedro Ruiz deprime con sus vueltas al pasado. Ya los inicios son de ¡espantá! : Imágenes de ¡Fran Johan! en la memoria de los cincuentones de este país y ni siquiera ellos saben que hacia este tío. Para ponernos a hacer  conmemoraciones, podría haber empezado en el siglo de oro….pero ¡no!, ni Quevedo apareció cuando habló del ojo del culo.
Critica política pobre  y poco sofisticada. Me reí más con 3 carniceros de paso en la linea 1 de metro comentando las incidencias del matadero.
Referencias a las listas de corruptos pero sin la acidez que esperamos de una elaboración intelectual que brilló por su ausencia, en un espectáculo sin estructura, sin principio ni fin, a veces escatológico, sin objeto más allá de contarnos las anécdotas personales de ultratumba, más cerca de la época de  Chateaubriand.
La chica ¿somalí o etiope? ¡estupenda! y muy digna en un espectáculo machista que aborda a la mujer desde la idea de Paco Martinez Soria (con perdón de este señor que lo era de su tiempo)
Los medios audiovisuales anticuados, e incluso, diría que mediocres en lo anticuado.
¡En fin! penosas ya las imitaciones de personajes que han evolucionado o muerto y dejan en mala posición al Imitador como su Raphael que ya es otro.
Y  como remate, la moralina de la recomendación final tan propia.

 
1 comentario

Publicado por en 16 febrero, 2014 en Espectáculos

 

Etiquetas: